Enviar por correo

Nos basamos en los siguientes principios:

Principio general
El servicio de defensa pública se enmarca normativamente en el rango de un derecho fundamental. Por esta razón, quienes ejercen el cargo de defensor, así como todos los demás miembros de la Oficina Nacional de Defensa Pública tienen un compromiso ético con la sociedad dominicana y los usuarios del servicio, para que se brinde con mística, de forma oportuna, transparente, y con pleno cumplimiento de las garantías constitucionales.

Principio de conciencia funcional
Conocimiento inmediato de las funciones relacionadas con el ejercicio de su competencia, fundamentado en el respeto a la dignidad del ser humano y en la convicción de que su desempeño laboral afecta de una manera sustancial la vida de otras personas.

Principio de confidencialidad
Se destaca como deber esencial de todo defensor la confidencialidad en la comunicación con su patrocinado, es decir el cumplimiento del secreto profesional, según el cual no puede revelar el contenido de las conversaciones u otro medio de comunicación con el defendido. Con la prohibición de descubrir circunstancias que pueden perjudicar a sus representados, sin importar la forma en que las hubiere conocido.

Principio de continuidad
Este principio supone que el defensor público interviene en todas las fases del proceso penal, desde que el mismo se inicia con el primer acto del procedimiento, hasta la finalización de la etapa de ejecución.

Principio de cortesía
Forma de expresar las buenas costumbres, mostrando un trato amable, gentil y respetuoso a los usuarios del servicio de justicia y sus compañeros.

Principio de Credibilidad
Cualidad percibida por los demás, compuesta por dos elementos claves: la fiabilidad y la profesionalidad, en la que se exprese e irradie a través de sus actuaciones los principios éticos y el cumplimiento de la normativa para generar confianza y credibilidad del usuario y del ciudadano.ibilidad del usuario y del ciudadano.

Principio de Decoro
Impone el respeto y dignidad para sí y para los usuarios internos y externos que acudan en solicitud de atención o demanda de algún servicio.

Principio de Dilligencia
Exige el cuidado, esfuerzo y prontitud para encausar las acciones encaminadas a evitar una decisión tardía, procurando que los procesos se resuelvan en los plazos establecidos.

Principio de Eficiencia, Eficacia y Efectividad
Capacidad de lograr los objetivos y metas programadas, con los recursos disponibles y en un tiempo predeterminado, según las políticas, normas y procedimientos establecidos por la institución.

Principio de excelencia
EsmeEsmero en lograr niveles óptimos de desempeño sobre la base de estándares de calidad.

Principio de Firmeza
Seriedad, cumplimiento, mando, voluntad definida y temple de carácter en el comportamiento profesional, psicológico y social que dirige al individuo al accionar justo, firme y decidido en el ejercicio de sus funciones.

Principio de Gratuidad
Principio que significa que todas las personas que soliciten el servicio de la defensa pública, lo recibirán sin costo alguno, en atención al derecho a la asistencia legal gratuita, con excepción de lo establecido en ley.

Principio de Honestidad
Atributo que refleja el recto proceder del individuo que le permite actuar con decencia, recato y pudor. Tiene como finalidad principal no engañar ni engañarse.

Principio de Humildad
Actitud sobre la conciencia de las insuficiencias para poder superarlas y reconocer las cualidades para actuar de la mejor manera, en aras de evitar cualquier comportamiento vejatorio, sin pretender llamar la atención ni esperar reconocimiento.

Principio de Igualdad
Todas las personas son iguales ante la ley, y deben ser tratadas conforme a las mismas reglas.

Principio de independencia funcional
El defensor público goza de independencia en sus funciones, por lo que en sus actitudes y comportamientos, debe poner de manifiesto que no recibe influencia de ningún otro poder público o privado, bien sea externo o interno a la Oficina Nacional de Defensa Pública; salvo lo establecido en la ley sobre instrucciones generales.

Principio de Integridad
Es la disposición de actuar con honestidad, responsabilidad y respeto conforme a las normas legales vigentes, los valores y principios de la institución.

Principio de Lealtad
Fidelidad a los principios, valores y objetivos dentro de los límites de la ley, la ética y la moral.

Principio de Legalidad
Estricto apego y cumplimiento al ordenamiento jurídico vigente sobre la base de lo expresamente autorizado por la Constitución, las leyes y a lo establecido en los tratados internacionales ratificados por la República Dominicana.

Principio de libertad de expresión y asociación
En consonancia con la Declaración Universal de Derechos Humanos y al igual que los demás ciudadanos, los miembros de la institución gozarán de las libertades de expresión, creencias, asociación y reunión, con las excepciones establecidas en el artículo 26 de la Ley No. 277-04, que crea el Servicio Nacional de Defensa Pública.

Principio de Parcialidad
Este principio exige que el defensor intervenga en el proceso, debiendo ejercer su función en atención a lograr la solución más favorable a su representado.

Principio de Pulcritud
Es el adecuado manejo y preocupación por la apariencia personal y el ambiente físico de trabajo y por el mantenimiento y preservación de las infraestructuras y de los bienes de la institución.

Principio de Rendición de Cuentas
Obligación de dar a conocer los resultados de la gestión a sus superiores inmediatos y a la sociedad dentro del marco de un comportamiento ético, moral y legal.

Principio de responsabilidad
Debe ser entendida como la disposición y diligencia en el cumplimiento de las competencias, funciones y tareas encomendadas, y a asumir las consecuencias de la conducta pública, sin excusas de ninguna naturaleza.

Principio de Tolerancia
Es aceptar que los demás sean, piensen y actúen de manera distinta a la nuestra. La tolerancia consiste en la armonía de la diferencia. No sólo es un deber moral, sino, además, una exigencia política y jurídica. La tolerancia no es lo mismo que concesión, condescendencia o indulgencia. Ante todo, la tolerancia es una actitud activa de reconocimiento de los derechos humanos universales y las libertades fundamentales de los demás.

Principio de Transparencia
Conducirse de forma diáfana, clara y pulcra. Implica un comportamiento de carácter público y accesible al conocimiento de toda persona natural o jurídica garantizando que las actuaciones estén acorde con la ética y la moral.

Principio de Uso Efectivo de los Recursos 
Los miembros de la Oficina Nacional de la Defensa Pública están obligados a hacer uso efectivo de los recursos. La asignación, inversión y conservación de manera austera de los recursos materiales y financieros, así como bienes y servicios del sector justicia, orientados a los resultados programados y a la satisfacción plena del interés público.