Enviar por correo

urante este año 2015, año de la Integridad en la institución hemos estado trabajando con la integridad que nos ha distinguido durante estos 12 años de labor ininterrumpida.

Por esto los miembros de la Defensa Pública nos empeñamos en profundizar en los principios y valores éticos fijados para la función. Pues estos elementos forjan hombres y mujeres conscientes del rol de ser voz de los que no tienen voz, que los convierte en garantes del acceso a la justicia y el respeto de los derechos de las personas. Ya que la ética es a la sociedad lo que el ejercicio al cuerpo. Puede que no nos guste practicarlos, pero mientras más lo hacemos, más tiempo vivimos. Esta es nuestra mejor carta de presentación.

Primera Parte • Planificación Estratégica 2015-2019 La integridad es la cualidad de quien tiene entereza moral, rectitud y honradez en la conducta y en el comportamiento. En general, una persona íntegra es alguien en quien se puede confiar. Y justamente nuestra institución se ha distinguido por tener un personal íntegro, comprometido con sus usuarios y que trabaja con mística y vocación de servicio. Cumpliendo a cabalidad con los principios y valores esbozados en el Código de Comportamiento Ético; sirviendo éste como guía o modelo a seguir en el desempeño de sus funciones.

Otorgando a los ciudadanos la posibilidad de vigilar su cumplimiento y pedir cuentas a quien no cumpla. Theodore Roosevelt decía: “Por lejos, el mejor premio que nos ofrece la vida es la posibilidad de trabajar duro en un trabajo que vale la pena hacer”. Rendir cuentas al país de la labor que realizamos es un deber de todo servidor público.

Pero además, presentar un informe anual de la gestión de la Defensa Pública, que incluya un reporte sobre las condiciones de detención y de prisión de los internos es un deber legal consignado en el numeral 8, del artículo 16 de la Ley núm. 277-04, que crea el Servicio Nacional de la Defensa Pública.

Y al mismo tiempo cumplimos con el deber consignado en el artículo 26 del Código de Comportamiento Ético, sobre el principio de rendición de
cuentas.

Nos sentimos satisfechos de presentar este informe anual del año 2015, y sobre todo que desde el año 2004 venimos cumpliendo con este deber de rendir cuentas. Este informe no recoge toda la labor realizada durante el año pasado, sino que es un pequeño resumen de todos los planes y proyectos desarrollados en la institución.

Agradecemos a la República Dominicana, a todos los que habitan en ella que crean en nosotros, que crean en nuestro trabajo. Que busquen los servicios de la Defensa Pública. Y esperamos que los años venideros la institución pueda cumplir con las deudas sociales que tiene pendiente, para lo cual requiere del concurso del Estado dominicano, en la asignación de los recursos necesarios para cumplir con la labor que se nos ha encomendado.

 

Dra. Laura Hernández Román
Directora Nacional

 

 

La Consolidación de la Autonomía Institucional de la Oficina Nacional de Defensa Pública (ONDP) como uno de los ejes fundamentales de la Planificación Estratégica 2011-2015, continua siendo nuestro motor, como entidad relativamente recién conformada y más aun, con solo 5 años como órgano constitucional, independiente, que recibe y administra su asignación presupuestaria.

Durante el 2014 la ONDP tuvo gran actividad tanto a nivel internacional
como nacional.

 

Presentar un informe anual de la gestión de la Oficina Nacional de Defensa Pública, que incluya un reporte sobre las condiciones de detención y de prisión de los internos es un deber legal consignado en el numeral 8, del artículo 16 de la Ley núm. 277-04, que crea el Servicio Nacional de la Defensa Pública. Pero además, cumplimos con el deber de rendir cuenta al país de la labor que realizamos, lo que está consignado en el artículo 26 del Código de Comportamiento Ético, sobre el principio de rendición
de cuentas.

Nuestra institución ha cumplido con este deber desde el año 2004. Siendo publicados formalmente desde el 2006. Por lo que hoy, nos sentimos satisfechos de poner en circulación este informe anual del año 2013.

Esta publicación representa el fruto del esfuerzo conjunto de muchos dentro de la institución, y es fruto del compromiso que como servidores públicos tenemos con los derechos fundamentales inherentes a la condiciones de seres humanos que tenemos todas las personas. Sin importar que estemos en el estado natural del Ser Humano que es la libertad o que nos encontremos privados de esta.
El establecimiento de la Defensa Pública como un órgano constitucional, de conformidad con lo establecido en nuestra Carta Magna aprobada en enero del 2010, es una muestra del grado de consolidación institucional.

Pero también, señala el incumplimiento del Estado dominicano con el mandato constitucional a prestar un servicio de defensa pública en todo el territorio nacional. Pues sin los medios económicos suficientes esto no es posible materializarlo.

Por lo que, todavía restan 13 oficinas en los distritos judiciales por poner en funcionamiento. El presente informe, apenas es un pequeño resumen de todo el trabajo realizado durante el año 2013. Se encuentra dividido en tres partes. Una primera parte donde se reseña los avances en gestión y en cuando al cumplimiento del Plan Operativo para el año 2013.

La segunda parte muestra los principales indicadores de gestión a través de los cuales se mide el impacto de la Defensa Pública en el sistema de administración de justicia. Y en tercer lugar, el informe de las condiciones de detención y de prisión de los internos.

Es función esencial del Estado dominicano la protección efectiva de los derechos de la
persona, el respeto a su dignidad y la obtención de los medios que permitan perfeccionarse
de forma igualitaria, equitativa y progresiva. Materializándose esto cuando las personas en la práctica, tienen a su alcance todos los medios que le permiten ejercer sus derechos y puede exigir al Estado que estos sean respetados por todos.

Justamente por esta razón se ha consignado a la Defensa Pública como uno de sus órganos, a fin de asegurar el efectivo ejercicio del derecho de las personas a defenderse ante una imputación en su contra, mediante la designación de un defensor público a toda persona sometida a un proceso penal que no cuente con un defensor de su elección o no cuente con los medios económicos para costearlo.

Lo que ha permitido que en nuestra nación se cuente con un servicio de defensa de máxima calidad, que en la práctica a hecho posible que el derecho fundamental a defenderse se cumpla de forma efectiva.

En enero del 2013 la Oficina Nacional de Defensa Pública cumple 10 años de brindar servicio a toda la sociedad dominicana. Institución que tras convertirse en órgano constitucional ha ido consolidándose como una institución independiente, en términos administrativos, financieros y presupuestarios.

Ya que desde que formábamos parte del Poder Judicial gozábamos de total independencia funcional. Presentar nuestro informe anual constituye un deber legal consignado en la Ley núm. 277-04, que crea el Servicio Nacional de Defensa Pública, pero además estamos rindiendo cuenta al país de la labor que realizamos, pues está es una obligación consignada en nuestro Código de Comportamiento Ético. El contenido del informe está dividido en tres partes. Una primera parte donde describimos las principales actividades de la institución, sobre todo en cumplimiento de nuestro Plan Estratégico a 5 años y nuestro Plan Operativo Anual. Una segunda parte del informe donde describimos nuestros indicadores de gestión, por los que medimos nuestra institución y su impacto en el sistema. Y por último, la tercera parte compuesta por el informe de las condiciones de detención y el informe penitenciario.

En definitiva, queremos brindar en este informe un pequeño resumen del servicio que durante el año 2012 hemos realizado. Estamos conscientes de que sino servimos sólo estamos existiendo. Estamos llamados a marcar una diferencia en el sector público y en el mundo. El servicio es el camino a la significación real. Por lo que queremos seguir ofreciendo nuestros servicios a la ciudadanía con pasión, no por obligación.

Queremos seguir disfrutando lo que hacemos, como hasta ahora y seguir dando lo mejor de nosotros a nuestra institución, a nuestros usuarios, a nuestro país.

Dra. Laura Hernández Román
Directora

 

El año 2011 fue llamado “Año de la Defensa Pública”, pues desde la Dirección de la institución no hemos escatimado esfuerzos en la mejora de las condiciones en que brindan sus servicios los miembros de la institución. Por eso fue un año de arduo trabajo para la institución, pero de manera especial para la dirección y las subdirecciones técnica y administrativa y todo su equipo de trabajo.

Se ha invertido en la capacitación de los hombres y mujeres que conforman nuestra institución. Igualmente se remodelaron la mayoría de las oficinas del país, remodelaciones que han abarcado la compra de equipos informáticos, así como también todos los equipos que requiere nuestro personal para brindar el servicio con la calidad y la mística acostumbrada.

Entraron en funcionamiento 2 nuevas oficinas; por lo que actualmente contamos con 22 oficinas abiertas y nos resta poner en funcionamiento 13 oficinas en distintos distritos judiciales. Para lo cual, evidentemente necesitamos de un presupuesto suficiente para realizarnuevos concursos y poder brindar el servicio en todo el país con defensores de carrera, que constituye el modelo ideal y así cumplir con el mandato constitucional de que exista defensa pública en todo el territorio nacional.

Desde el año 2006 la Oficina Nacional de Defensa Pública, en cumplimiento de las disposiciones del artículo 21 de la Ley 277/04, presenta su informe anual sobre la gestión institucional, incluyendo apartados especiales para la situación penitenciaria durante el año y las condiciones de detención. A pesar de que la ley sólo impone la obligación de presentar este informe al Consejo Nacional de la Defensa Pública, hemos entendido que su publicación es la mejor forma de rendir cuentas al país de la labor que realizamos.

En esta ocasión el informe refleja la consolidación de la Oficina Nacional de Defensa Pública como una institución independiente y que genera impacto en el sistema de justicia dominicano, así como la continuidad del proceso de fortalecimiento institucional a los fines de poder cumplir fielmente con nuestra misión. El establecimiento de la Defensa Pública como un órgano constitucional, de conformidad con lo establecido en nuestra Carta Magna aprobada en enero del 2010, es el mayor indicio de esta consolidación, y de la lucha institucional por alcanzar esta meta. Pero al mismo tiempo genera en nosotros el compromiso de seguir trabajando en la lucha por el respeto a los derechos fundamentales y el debido proceso.

En la primera parte de este informe se presentan las actividades de fortalecimiento institucional, enmarcadas siempre en el cumplimiento de nuestra misión y la consecución de nuestra visión, resguardada por nuestros principios y valores éticos. En el segunda parte se encuentran nuestros indicadores de gestión institucional, los cuales arrojan luz sobre la prestación del servicio de defensa pública a nivel nacional.

La tercera parte es la descripción de los logros y avances de los proyectos institucionales, así como de la labor de la defensa pública en las jurisdicciones especializadas (penal juvenil y ejecución penal). Por último, presentamos nuestro informe anual penitenciario y sobre las condiciones de detención para el año 2009.

Laura Hernández Román
Directora

Durante el año 2008, a pesar de las limitaciones en términos presupuestarios, la Defensa Pública extendió sus fronteras en el mes de febrero con la apertura de las oficinas de la Romana e Higuero.

En el mes de marzo con las oficinas de Puerto Plata y Mao, y a finales del mes de noviembre la oficina de Baní.

Por lo que actualmente tenemos oficinas abiertas en el 11 departamentos judiciales y en 5 distrito Judiciales.

Brindamos los servicios de Defensa Pública en los demás distrito a través de abogados de oficios, que hoy tienen otro modelo de operar.

El 2007 fue un año de grandes desafíos y ardua labor, por lo que este informe es el recuento de las principales actividades de la Oficina Nacional de la Defensa Pública (ONDP). Pero además es el cumplimiento del deber legal de presentar un informe anual de gestión al Consejo Nacional de la Defensa Pública, pero que hemos entendido conveniente que sea del conocimiento de todos.

Este informe incluye toda una parte general donde reseñamos los avances en gestión realizados durante el pasado año (2007), entre las que se encuentran las resoluciones dictadas por el Consejo Nacional de la Defensa Pública, la labor realizada por la Oficina de Control del Servicio, El Censo Carcelario Electoral, con el fin de que los internos a los que la ley les permitiera tuvieran derecho al sufragio, la evaluación de desempeño, la Creación de la Comisión de Cárceles, la labor de los abogados de oficio, la labor de la Subdirección Administrativa, así como la Organización y participación en eventos nacionales e internacionales.

En la segunda parte del informe enseñaremos la labor de las once (11) oficinas que para el 2007 teníamos en funcionamiento, destacándose la labor jurisdiccional de cada una de estas oficinas: Distrito Nacional, Provincia de Santo Domingo, Santiago, San Cristóbal, San Pedro de Macorís, La Vega, San Francisco de Macorís, San Juan de la Maguana, Barahona, Montecristi y Monte Plata. Así como las dificultades encontradas en el ejercicio de las funciones que nos ha encomendado la Constitución de la República Dominicana, el Código Procesal Penal y la Ley núm. 277-04, que crea el Servicio Nacional de Defensa Pública.

En la tercera parte informamos sobre las condiciones de detención y la situación de los internos en los recintos carcelarios, destacándose los avances que ha experimentado el sistema carcelario, pero también mostrando las deficiencias. Y finalmente, en la cuarta parte de este informe analizamos nuestras estadísticas institucionales que hablan mucho de las bondades y las falencias del sistema de administración de justicia penal en la República Dominicana.

Esperamos que este informe les sirva para conocer la lucha diaria de los miembros de la defensa pública para lograr que a los dominicanos se les respeten sus derechos.

Laura Hernández Román
Directora de la ONDP