Noticias

Discurso central del Lcdo. Rodolfo Valentín Santos, director de la ONDP, en la XXI graduación de la UNEFA

Martes, 14 Diciembre 2021
“Damas y caballeros Me siento feliz y muy honrado de compartir este día tan importante en la vida de todos ustedes, quienes venciendo obstáculos de todo tipo se mantuvieron firme en el noble propósito de alcanzar su meta, alegría que comparto con todos los que desde ésta alta casa de estudios (Maestros, Facilitadores, equipo técnico, administrativo), hicieron hasta lo imposible para poner en manos de la sociedad a jóvenes profesionales valiosos, que vienen a engrandecer a su país y a contribuir con el desarrollo y bienestar de esta nación dominicana. El mundo de hoy nos plantea grandes retos y nos encontramos en uno que nos ha cambiado a todos, de alguna u otra manera la pandemia nos ha cambiado la vida, y por ella, de seguro, algunos compañeros que iniciaron esta carrera lamentablemente no pudieron concluirla, pero hemos enfrentado este reto y la prueba de ello es que estamos hoy aquí y seguiremos luchando para construir colectivamente un mejor mañana para todos nosotros y para los que nos han de sustituir. Nuestra sociedad necesita ser transformada y cambiada, es nuestra responsabilidad cuestionar, criticar y cambiar para bien, el hombre no se resigna ante las adversidades yo los llamo a que seamos optimistas, a que no propaguemos la idea de que todo está perdido y que el ser humano es malo y despreciable, pues no lo es, nuestra especie es única, capaz de reinventar y descubrir grandes maravillas, construir amores posibles e imposibles, solo nosotros, los humanos, podemos cambiar el rumbo del universo, cuando decidimos cambiar nosotros. Decía la antropóloga y poeta estadounidense Margaret Mead "Nunca duden, no duden nunca de que un grupo de ciudadanos pensantes y comprometidos pueden cambiar el mundo." Y yo hago ese llamado hoy, cambiemos nuestro país desde el conocimiento, desde el trabajo honesto y serio, el que nos da la garantía de mirar a nuestros hijos a la cara al llegar a casa por las noches y la tranquilidad de dormir en paz, no nos dejemos deslumbrar por los lujos, el dinero y el poder, pues al final del día no son garantías de felicidad. Hoy cada uno ustedes inician un nuevo camino y pueden elegir, escoger hacia donde irá su ejercicio profesional, yo los invito a que se nos unan al propósito común de hacer una República Dominicana mejor para todos y todas. La institución que me honra dirigir, la Oficina Nacional De la Defensa Pública, está abierta para todas y todos ustedes, profesionales de todos las áreas que se animan a continuar con la especialización de sus conocimientos, especialmente a los profesionales del derecho que hoy esta importante universidad pone a disposición de la sociedad dominicana, en Defensa Pública perseguimos la calidad a través de la preparación y la formación continua de nuestro personal, y es una importante plataforma para introducirse al Sistema de Justicia dominicana. Al llegar a este punto, no debe ser interpretado como el fin del camino de nuestros estudios, sino como el comienzo de otra etapa, pues solo la preparación permanente y la actualización, permitirán que sus conocimientos, junto a las experiencias que vayan adquiriendo, se consoliden y así puedan convertirse en verdaderos profesionales en sus respectivas áreas del conocimiento que han elegido, y es que, la educación no tiene fin, cada día hay algo nuevo por aprender, algo nuevo que descubrir, algo nuevo por crear, y sobre todo, algo nuevo que aportar. Japón fue vencido en la segunda guerra mundial y casi destruido durante esa guerra, y hoy Japón es la tercera potencia económica del mundo, y si nos preguntamos ¿el porqué de ese desarrollo? Encontraremos en la educación de sus ciudadanos la respuesta, y es que el nivel de su educación, la dedicación, la responsabilidad, la disciplina para trabajar, alcanzar metas a corto, mediano y largo plazo, la calidad de vida, y los bajos niveles de desempleo terminaron por convertirlos con los años en un referente en innovación tecnológica, lo mismo puede hacer por ti la educación, la constancia, la dedicación, la disciplina y sobre todo la responsabilidad Hay que comprometerse con el "QUE" más que, con el "QUE" van a hacer, algunos no podrán ejercer sus carreras, sino otra, pero no importa cuál sea, nunca olviden el QUE, ¿Qué médico seré?, ¿Qué abogado será?, ¿Qué periodista seré? Es necesario que nos despojemos del pensamiento egoísta y personal, y pensemos en el compromiso grupal y contribuir en el ensanchamiento de la mente, del alma y el desarrollo de todo el pueblo. Les invito a que también se nos unan en el servicio público y que de esa manera contribuyamos a tener instituciones publica fuertes.  Comprometidas con hacer las cosas bien y sobre todo brindar servicios de calidad a los ciudadanos que son su única razón de ser. Ustedes profesionales todos, tienen el poder de cambiar esta sociedad y aportar para su desarrollo tanto económico como moral, yo les recuerdo esa responsabilidad que llevan consigo desde este día y hasta el final de sus días. Para servir no esperen hacerse ricos y viejos o viejos y ricos, hoy mismo, allá afuera, esta sociedad, los está esperando para que pongan mucho más de un grano de arena, y de esa forma podamos construir un mejor país, son ustedes mejores que los que han salido antes que ustedes, pues aún no están contaminados. Con este gran paso, les sugiero que no nos paremos a observar lo que está pasando, vamos a seguir saltando las barreras de la indiferencia, construyendo un estado de derecho, no nos cansemos, vamos a insistir, procuremos el cese de la violencia intrafamiliar, vamos a clamar para que los derechos humanos sean sagrados, innatos e inviolables. Necesitamos que voces como la de Montesinos, que se levanten, para que logremos tener la patria que todos soñamos y por la que lucharon tantos hombres y mujeres. Luchemos por la vida, por la familia, y por la libertad. Ya lo dijo el papa Francisco "Jóvenes, sueñen, muévanse, arriésguense, miren la vida con una sonrisa nueva, vayan adelante no tengan miedo, solo así se animarán a descubrir el país que se esconde detrás de las montañas". Lo que vayan a hacer háganlo con pasión, con mucha pasión, pero no olviden siempre acompañarlo con un poco de solidaridad y amor al prójimo, porque es la esencia de la vida Dios les bendiga a todos, Muchas gracias... Rodolfo Valentín Santos Director ONDP”

Historias de Éxito.

Lunes, 13 Diciembre 2021
En fecha 30 de noviembre del 2021, la Licda. Esther Lina Ventura, Defensora Pública y titular del proceso, conjuntamente con la Licda. Ana Wendy López, abogada adscrita de la Defensa Pública de Montecristi, lograron que el Tribunal Colegiado de Dajabón dictara sentencia absolutoria en favor de ciudadano quien estaba acusado de agresión sexual agravada, explotación sexual comercial y abuso físico, psicológico y sexual contra Niños, Niñas y Adolescentes, así como de pornografía infantil, en contra del adolescente Y.A.C.V., tipos penales establecidos en los artículos 330 y 333 párrafos I, acápites D y F del Código Penal Dominicano; artículos 396 literales B y C de la ley 136-03 sobre el Código para el Sistema de Protección y los Derechos Fundamentales de Niños, Niñas y Adolescentes.  El tribunal Colegiado fundamento su absolución, con base en que las pruebas presentadas por el ministerio público fueron obtenidas en violación al debido proceso de ley y derecho de defensa, excluyendo de dichas pruebas la entrevista realizada al menor en cámara Gessell, entre otras pruebas objetadas por la defensa por ser actos procesales, determinando el tribunal que las demás pruebas no eran suficientes para demostrar la culpabilidad del imputado por no ser corroboradas con otros medios de pruebas, rechazando la petición del ministerio público de que sea condenado a cinco (5) años de prisión y multa de cincuenta mil pesos (RD$50,000.00) en favor del Estado Dominicano acogiendo el tribunal las conclusiones de la defensa dictando sentencia absolutoria a su favor.     Lcdos. Yiralvi Mordán defensor adscrito y Roberto Yoel Henríquez defensor público, obtuvieron sentencia absolutoria en el tribunal colegiado de San José de Ocoa, en favor de dos ciudadanos acusados de haber cometido asesinato, actos de barbarie e incendio, en el municipio de Rancho Arriba, provincia San José de Ocoa. El proceso tenía 4 años y 6 meses, sin que aún se hubiese dictado sentencia. Los defensores lograron demostrar que las pruebas presentadas en contra de los imputados no eran suficientes para demostrar que los ciudadanos hubiesen cometido los hechos imputados, por lo que el tribunal al momento de dictar su decisión estableció que las pruebas presentadas por la fiscalía "no destruían en lo más mínimo la presunción de inocencia que reviste a los señores, en tal sentido libres los acusados" dictando sentencia absolutoria y cese de la medida de coerción, en favor de estos ciudadanos que permanecieron 4 años y 6 meses privados de libertad.